Representación en el tribunal de inmigración

Si necesita asistencia o representación en el tribunal de inmigración, los abogados de inmigración de Lluís Law pueden ayudarlo en lo que necesite. Podemos asistirlo en la defensa de deportación, solicitudes de visa, residencia basadas en negocios o inversiones, peticiones de inmigración familiar y en cualquier otro asunto consular.

Para un inmigrante contar con un abogado en la corte de inmigración es vital, porque le ofrece la posibilidad de que todos sus derechos sean respetados y se cumpla con el debido proceso, que es una de los temas más controversiales en los casos de deportaciones que se producen en los Estados Unidos.

La representación legal es, en una palabra, lo único que garantiza que el inmigrante pueda tener probabilidades más altas de pelear su caso y permanecer de forma más segura en EE.UU. Sin embargo, al revisar las estadísticas se descubre que la falta de representación de los inmigrantes hispanos es, a menudo, la razón por la cual la mayoría pierde sus casos pues se enfrenta a procedimientos de ley desconocidos a lo cual se agrega la barrera idiomática.

A través de la representación legal en el tribunal de inmigración, las personas pueden defenderse frente a los abogados del estado haciendo uso de los recursos que están establecidos en la ley para su protección. Tanto así que las personas detenidas y envueltas en procedimientos de expulsión / deportación pueden ser liberadas y comparecer ante el tribunal pero en libertad.

Los inmigrantes no tienen derecho a un defensor público

El problema de la representación legal en los Estados Unidos para los extranjeros es que el sistema de inmigración no brinda la oportunidad de contar con un abogado defensor como si ocurre en los procesos penales. Solo el 37 por ciento del total de inmigrantes puede pagar un abogado y de estos apenas el 14 por ciento está en capacidad de ser asistido en la corte, según un estudio de 2016 elaborado por el Consejo Americano de Inmigración (AIC).

La situación es más angustiante para los inmigrantes que no hablan el inglés ni entienden las complejidades del sistema inmigratorio estadounidense y tienen que enfrentar juicios sin representación legal ante un tribunal. Allí tienen que enfrentarse con los abogados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas por lo que las posibilidades de ganar un caso son remotas por no decir imposibles.

Las personas que se hacen representar por un abogado tienen estadísticamente probabilidades más altas de obtener un alivio de deportación y luego aplicar para la residencia permanente que le permita quedarse en Estados Unidos legalmente y poder trabajar, estudiar y vivir en mejores circunstancias. En cambio los inmigrantes que se encuentran detenidos y no tienen un abogado de su lado, deben esperar sin derecho a la defensa en la práctica por un golpe de suerte del destino que los saque de su crítica situación.

A todo esto debe sumarse el retraso en las decisiones de los tribunales, debido a la falta de jueces de inmigración y de intérpretes. Las demoras por este motivo en los tribunales pueden extenderse hasta los cinco años y durante ese tiempo el inmigrante debe esperar en inhóspitas cárceles mientras se decide su caso, si están detenidos, o en el mejor de las situaciones en libertad para que el estado responda por una solicitud de asilo o alguna otra solicitud relacionada.

En Estados Unidos los ciudadanos de países con mayor demanda de representación legal durante el período 2000 – 2017 fueron: México, El Salvador y China. De estos países, México fue el que obtuvo la menor tasa de representación legal, mientras que China obtuvo la mayor, seguida de El Salvador.

Injusticias por falta de representación legal

El inmigrante no recibe la protección constitucional de la Cuarta Enmienda para sus derechos en los tribunales, porque la deportación no está clasificada como una sanción penal sino civil. Por este motivo, la defensa legal debe pagarla o asumirla el propio inmigrante. A diferencia de la justicia penal los procesados tienen derecho a tener un abogado, si no pueden pagarlo el estado les proporciona uno.

En cambio en un proceso judicial de inmigración, el inmigrante está desamparado en la práctica. Los acusados de cometer un delito relacionado con un asunto inmigratorio que se encuentran encerrados en una cárcel ubicada lejos de su familia, de sus amigos o de su lugar de trabajo habitual, tienen la doble dificultad de poder conseguir un buen abogado de inmigración con experiencia que los saque de la cárcel.

Porque lo usual es solicitar una consulta con el abogado, exponerle el caso y discutir con él cada detalle y sus tarifas. ¿Pero encerrado en una cárcel con una comunicación limitada cómo puede obtener la ayuda legal que realmente necesita? Carecer de un abogado limita o impide que el acusado tenga una audiencia justa.

Diversas investigaciones realizadas por universidades estadounidenses, entre ellas la Universidad de Syracuse, indican que la importancia de tener representación legal en las solicitudes de asilo defensivo es fundamental. La manera como la representación legal afecta un caso de inmigración es realmente dramática.

Las conclusiones del informe del Consejo Americano de Inmigración (AIC) sobre casos de inmigración a los Estados Unidos son tajantes en este sentido:

– A los inmigrantes que tienen un abogado les va mejor en cada una de las etapas del proceso judicial que aquellos inmigrantes sin defensa.

– Los inmigrantes que estuvieron representados durante su detención en la audiencia de custodia tienen hasta cuatro veces más probabilidades de lograr su liberación; mientras que solo el 11 por ciento de quienes no tuvieron asistencia legal lo pudieron lograr.

– Los inmigrantes con representación estaban en mejores condiciones de solicitar un alivio para la deportación.

– Las posibilidades de obtener asilo de los inmigrantes detenidos con asistencia legal eran 10 veces mayor que los inmigrantes sin representación (32% con un abogado contra 3% sin abogado).

– Los inmigrantes que nunca fueron detenidos eran cinco veces más propensos a buscar alivio si tenían un abogado (78 por ciento con abogados y 15 por ciento sin ellos).

– Las probabilidades de obtener ayuda de inmigración para sus casos fueron para los inmigrantes detenidos con representación eran el doble, mientras que para quienes no tenían se reducía a menos de la mitad (23%).

– Las probabilidades de obtener alivio de los inmigrantes representados eran cinco veces mayores que la de los que no tenían ninguna representación legal.

En Lluís Law nos especializamos en la representación ante la corte de inmigración. Si usted o un familiar suyo están bajo un procedimiento de la corte de inmigración o cualquier otro asunto inmigratorio, puede llamar por una consulta gratuita con nuestros abogados de inmigración. Nuestro número de teléfono es (213) 320-0777. Preparamos su caso y lo acompañamos en todo el proceso hasta obtener el alivio de la deportación.